Meek Mill, foto por Matt Rourke/AP/Shutterstock

Meek Mill se ha declarado culpable de un delito menor de posesión de un arma de fuego sin licencia, según informa The Associated Press. Todos los demás cargos en el caso, que se remontan a más de una década, han sido retirados. Meek no tendrá que pasar más tiempo en prisión y ya no estará en libertad condicional.

Los representantes de Meek Mill enviaron a Pitchfork la siguiente declaración del rapero:

Estoy extremadamente agradecido de que mi larga batalla legal finalmente haya quedado atrás y aprecio que haya provocado una discusión muy necesaria sobre la reforma de la libertad condicional y las desigualdades que existen en nuestras dos Américas. Siempre he dicho la verdad: cuando era adolescente, y veía a muchos a mi alrededor morir por la violencia sin sentido de armas, llevaba una pistola para protegerme. Asumo la responsabilidad de eso y, junto con mi trabajo en REFORM Alliance, continuaré utilizando mi plataforma para hacer que las comunidades sean más seguras y reformar nuestro sistema de justicia penal. Quiero expresar mi gratitud a todos mis seguidores, especialmente JAY-Z, Desiree Perez, Michael Rubin, mi equipo legal y todos los demás que me apoyaron a lo largo de los años. Es importante que ahora canalicemos nuestra energía para ayudar a los millones que están atrapados injustamente en nuestro sistema de justicia penal.

El mes pasado, un tribunal de apelaciones de Pensilvania revocó la condena de Meek Mill de 2008 por cargos de drogas y armas que ha llevado al rapero a prisión varias veces en la última década. Los abogados de Meek habían argumentado que Reginald Graham, el oficial de policía que arrestó a Meek en 2007, no era un testigo creíble y que presuntamente dio falso testimonio durante el juicio inicial.